Animales

Un jardín es un pequeño ecosistema donde, aparte de nuestras plantas, pueden morar otros seres vivos. Los animales que viven en nuestro jardín o bien los que viajan de paso precisan de un sitio donde resguardarse, anidar, alimentarse y reproducirse. La clave para cobijar a estos animales es crear las condiciones precisas a fin de que puedan usar el jardín de cobijo y, cuando allá se oculten, no incordiarlos.

La fauna del jardín

fauna jardin

Los cobijos para la fauna pueden ser naturales o bien artificiales. En la naturaleza, los árboles y arbustos de hoja perenne son un buen cobijo todo el año para los animales que procuran resguardarse de las inclemencias del tiempo y los predadores.

Los árboles de hoja caduca son un cobijo temporal para el verano, dejan anidar a muchas especies de pájaros. Los árboles fallecidos pueden servir de escondite a búhos, pájaros carpinteros y murceguillos. Y los leños caídos resguardan a roedores, insectos o bien escarabajos de la madera.

Los ciempiés y escarabajos precisan suelos, piedras y leños donde no les incordien. Las ranas, los tritones y los sapos hibernan los meses más fríos del año, y se ocultan en lugares húmedos y ocultos. Puedes poner leños y piedras cerca del estanque para atraerlos cara allá. Los tritones, no obstante, prefieren las plantas que cuelgan cerca del agua para entrar y salir del estanque con sencillez.

Si deseamos cobijar una especie específica debemos fijarnos en su hábitat natural y también procurar reproducirlo. A veces se puede aprovechar el paisaje natural, mas otras veces, va a ser preciso crear un cobijo artificial que el animal pueda identificar y admita como sitio de escondite.

Leños

Los leños son esenciales en todo jardín silvestre que se precie, puesto que ofrecen un sitio para poder instalarse a muchos insectos y seres vivo que, por su parte, asimismo sirven de comestible para otros animales. Una pila de leños amontonados es buen sitio a fin de que ranas, sapos, erizos lagartijas y otras especies puedan protegerse, localizar comestible y criar.

Busca un sitio que esté siempre y en todo momento a la sombra, ubica allá los leños y deja que, con el tiempo, avejenten de forma natural. Con el tiempo se formará el comestible para hongos y también insectos, y asimismo asistirán reptiles y pequeños mamíferos. Además de esto, la madera fallecida, es buen comestible para insectos y pájaros que se nutren de ella, como los carpinteros o bien trepatroncos

En qué momento adecentar el jardín

Cuando cuidamos un jardín silvestre no hay que tener prisa en limpiarlo cuando llega el otoño, puesto que de esta forma servirá mejor de cobijo para los animales que procuran cobijo en las estaciones más frías. La limpieza ha de ser medida y selectiva, suprimiendo solamente los restos enfermos. Cuanto más la retrases, mayor cantidad de animales cobijará frente a la llegada del invierno.

¿Qué especies pueden morar en nuestro jardín?

Hay una enorme pluralidad de animales que pueden llegar a visitar y morar nuestro jardín, mas debemos ser realistas, puesto que conforme nuestro ambiente va a haber más o bien menos opciones de que ciertas especies hallen los cobijos o bien se propongan quedarse a vivir. Las más frecuentes que podemos hallar son:

Murceguillos

Son unos animales exageradamente huidizos, que están activos a lo largo de la noche. A lo largo del día se ocultan en pequeños huecos de los árboles, los arbustos o bien las trepadoras. En el invierno procuran lugares más húmedos y cerrados para hibernar. Los murceguillos cada vez son menos abundantes, debido eminentemente a las contrariedades que tienen para localizar cobijos y alimentarse. Una forma de asistir a esta especie es usar unas cajas para murceguillos que situaremos en el jardín de manera que reciban luz por la mañana y sombra por la tarde.

Aves

Las especies de animales más simples de atraer hasta nuestro jardín son las aves. Con una bandeja o bien comedero podemos llamar su atención, mas si deseamos que aniden debemos asegurarnos que asimismo disponen de comestible y un sitio seguro donde puedan edificar el nido. Las casas de pájaros no son eficaces en todos y cada uno de los casos, solo ciertas aves anidarán en su interior, puesto que el instinto de la mayor parte les lleva a edificar sus nidos. La mayor parte buscasen el cobijo entre los arbustos o bien árboles de copa alta. Si los setos del jardín generan bayas, resultarán muy convenientes para las aves que, aparte de cobijo, dispondrán de comestible.

Erizos

Edificar un nido para erizos es parcialmente fácil. Es suficiente con respaldar una plancha de madera contra una pared, dejando cierto ángulo para pasar por debajo. Entonces se rellana de ramas y hojas secas y lo vamos a tener construido. Vamos a poder localizarlos en muchos otros escondrijos, mas siempre y en toda circunstancia en lugares donde haya hojas secas, que los erizos emplearán como lecho para hibernar.

estanque jardin

Reptiles y anfibios

Si deseamos albergar reptiles en invierno, podemos edificar un montículo de piedras que den calidez en los meses más duros. Si el jardín dispone de un estanque, hay que amontonar maleza, hojas y piedras cerca de la ribera para resguardar a los anfibios, que en invierno salen del estanque y procuran tierra firme en zonas húmedas para hibernar.

Mariposas

Las pilas de leños, los arbustos o bien la yerba alta sirve de cobijo para las mariposas a lo largo de la noche. El tamaño ideal de una pila de leños que actúe como cobijo perdurable es de uno con cinco a dos m de altura.

Polinizadores

polinizadores jardinA lo largo del invierno, podemos cobijar abejorros en una pequeña maceta de terracota con musgo o bien papel recortado. Se abre un agujero de entrada y se sepulta la maceta. El agujero ha de estar protegido con piedras y elementos que dejen el paso a las abejas. Asimismo podemos captar las abejas constructoras con un manojo de cañas de bambú (de unos veinticinco cm) en cuyo interior situaremos una cañería de plástico vieja. De esta manera las abejas anidarán en el interior van a poner huevos eclosionarán llegada la primavera. Este cobijo debe ponerse en un sitio elevado y que reciba mucha luz solar.